Visibles como un complejo de arrugas que irradian desde la esquina del ojo, las patas de gallo representan una señal común y desagradable del envejecimiento. La industria gigante de cosméticos y productos de belleza regurgita interpretaciones diferentes de la misma vieja promesa de “piel de aspecto joven”, “el tono de piel radiante”, etc. Sin embargo, hasta la fecha, los alfa, beta y otros hidroxiácidos, combinados con cualquier forma de Retin A o Retinol o han sido capaces de eliminar o incluso reducir las patas de gallo.

Las soluciones médicas a las patas de gallo incluyen el muy famoso Botox, las inyecciones de colágeno, las inyecciones de gota de silicona, los peelings químicos y el láser.

Sin embargo, ninguna de estas técnicas es tan definitiva para eliminar las patas de gallo como la cirugía del Dr. Chugay para la  eliminación de las patas de gallo

¿Qué causa las patas de gallo

La formación de las patas de gallo se debe a cambios en el colágeno y las fibras elásticas producidas por la sonrisa. Sonreír tensa el músculo orbital, acortando la longitud del músculo en relación con la piel. Con el tiempo, se forman pequeñas arrugas que gradualmente se convierten en líneas profundas. En una persona joven las patas de gallo son visibles sólo mientras sonríe; la edad las solidifica en arrugas permanentes.

Viejas soluciones para eliminar las patas de gallo

La mayoría de las soluciones tradicionales a las patas de gallo no son duraderas. Dado que la mayoría de ellas implican tensar la piel alrededor de los ojos, sólo representan una solución temporal. El poderoso músculo orbital formará nuevas patas de gallo en un corto plazo.

Rejuvenecimiento Facial

Aunque es eficaz para hacer que la piel del rostro luzca más joven, el láser es muy peligroso e impredecible. Es sabido que el láser de CO2 más eficaz puede causar cambios en la coloración de la piel o incluso cicatrices, sobre todo en la delicada piel alrededor de los ojos, donde el láser se aplica a menudo de forma muy agresiva para eliminar las líneas profundas. El láser Erbium-YAG, aunque es más seguro, también es menos eficaz para rejuvenecer piel.

Y, sin embargo, la remodelación de la piel con láser es, sin duda, un método revolucionario para el rejuvenecimiento de la piel facial, a excepción de una pequeña área obstinada – las patas de gallo – donde la  terapia con láser es ineficaz en gran medida. El láser, cuando se aplica de manera agresiva, ayudará a eliminar las arrugas superficiales alrededor de los ojos; sin embargo, aparecerán nuevas líneas muy rápidamente, a veces en cuestión de meses.

Peelings químicos

Los peelings, al igual que la terapia con láser son muy eficaces en la piel de la cara en general, pero inútiles para eliminar las patas de gallo.

Inyecciones de silicona

Desafortunadamente, inyectar silicona alrededor de la zona de los ojos no da un aspecto natural e incluso puede dejar una decoloración desagradable en el sitio de la inyección.

Inyecciones de colágeno

El problema con el colágeno es que se absorbe rápidamente. Cuando se produce la sanación,  el colágeno desaparece y las arrugas vuelven a aparecer. Además, las arrugas no se eliminan; simplemente se disimulan, igual que en el caso de la silicona. Esta solución no es duradera.

Blefaroplastia extendida

Esta variación de blefaroplastia (estiramiento de la piel alrededor del ojo) consiste en extender la incisión más allá del borde del ojo en el área de la sien. Esto permite que el cirujano elimine el exceso de piel en la zona de la sien – donde se encuentran las patas de gallo. Desafortunadamente, esta técnica no reducirá la tensión muscular orbital. Por otra parte, la incisión extendida dejará una cicatriz visible en el área de las sienes, que es totalmente indeseable.

Botox

Hasta la fecha, el Botox ha sido un tratamiento singularmente eficaz para las patas de gallo. Su éxito se debe al hecho de que ataca la causa de las patas de gallo (la tensión muscular orbital), paralizando temporalmente el músculo orbital.

El BOTOX tiene dos desventajas. En primer lugar, el tratamiento sólo producirá una mejora temporal. Durante hasta 6 meses, el BOTOX® (toxina botulínica A – una neurotoxina) aflojará el músculo orbital. A medida que los efectos de la neurotoxina desaparezcan, el músculo recobrará su función y empezará vigorosamente a producir nuevas arrugas.

La segunda desventaja surge del hecho de que el BOTOX no es universalmente eficaz. En algunos pacientes el relajamiento muscular es significativo. Sin embargo, en muchos, es apenas perceptible.

Ineficacia de los métodos antiguos

Las patas de gallo, quizás las primeras manifestaciones del envejecimiento facial, han demostrado no responder a las intervenciones actuales. La razón de los desalentadores resultados a largo plazo de este tipo de intervención quirúrgica se debe a que los esfuerzos se han dirigido a los efectos ( las arrugas) en lugar de a la causa (la tensión muscular alrededor del ojo). El BOTOX – el único tratamiento basado en la causa – es temporal y con frecuencia ineficaz.

Precursores de la Metodología del Dr. Chugay

Algunos cirujanos han tratado de extirpar el músculo orbital completo, causando deformidades feas y la incapacidad de sonreír. Algunos han tratado de alargar el músculo haciendo una incisión en el mismo. Sin embargo, obstinadamente, el músculo se vuelve a contraer, causando patas de gallo aún más profundas.

Soluciones del Dr. Chugay

Con una movida genial, el Dr. Chugay encontró una solución simple y sin embargo brillante. Después de estudiar los diferentes segmentos musculares que causan la tensión de la piel alrededor del ojo, el Dr. Chugay ha descubierto que mediante la eliminación de ciertos segmentos cuidadosamente medidos del músculo orbicular, se puede lograr una reducción permanente o la eliminación completa de las patas de gallo.

El procedimiento del Dr. Chugay es similar al “Botox permanente“. Por otra parte, es mucho más eficaz que el Botox, ya que no paraliza todo el músculo orbicular; tiene el efecto de restaurar el músculo a su estado juvenil, eliminando así la fuente de las patas de gallo.

El Dr. Chugay ha realizado muchos de estos procedimientos, todos ellos con notable eficacia. ¿Tal vez ha encontrado la fuente de la juventud? A falta de la manipulación genética y de volver atrás el reloj del envejecimiento, la metodología del Dr. Chugay es la solución más eficaz para lograr un rostro de aspecto juvenil.

Después del procedimiento de eliminación de sus patas de gallo

Después de este procedimiento, algunas de las antiguas arrugas causadas por el acortamiento del músculo podrían permanecer visibles. Es más probable que esto le suceda a un paciente de edad avanzada con líneas profundamente marcadas. Después de todo, esta técnica no remodela su piel; sólo relaja el músculo debajo de ella.

Este es el momento de hacer una remodelación de la piel. Aunque la remodelación no es útil sin ayuda, hará maravillas cuando se haga a continuación del procedimiento de eliminación de patas de gallo del Dr. Chugay, ya que elimina los últimos vestigios de las patas de gallo: las líneas y arrugas superficiales.

¿Qué más se podría hacer?

La operación revolucionaria de las patas de gallo es particularmente beneficiosa cuando se complementa con otros procedimientos dirigidos a la eliminación de arrugas. Estos procedimientos incluyen lifting facial, levantamiento endoscópico o coronal de la frente, levantamiento de cejas, blefaroplastia o rejuvenecimiento de la piel.

Anestesia

El Dr. Chugay utiliza una combinación de anestesia local y sedación intravenosa.  Usted estará dormido y cómodo durante el procedimiento. No se utiliza anestesia general, que conlleva más riesgos. El Dr. Chugay  se complace en ofrecer la Anestesia de Ricitos de Oro.